sábado, 3 de septiembre de 2016

Conoce que tipo de medico tienes

Siempre hablamos de enfermedades, pero nunca de los médicos, cuando es fundamental hablar sobre ellos, pues la relación paciente-medico es básica para un buen desarrollo del tratamiento, por eso, te invito a conocer qué tipo de medico tienes.

Existen diferentes prototipos de médicos?

Cada profesional tiene su forma de trabajar y también hay diferencias en cómo se relacionan con sus pacientes. Saber a qué grupo pertenece el tuyo puede servirte para mejorar vuestra relación. Lo que repercutirá en tu salud: note dará "apuro” ir al médico, “creerás” más en su diagnóstico y eso te animará a seguir los tratamientos.

Qué tipo de relación es la predominante

La más tradicional es la que establece el médico “de toda la vida con pacientes que tienden a “ idolatrarle". Es un médico paternalista, que quiere proteger al paciente al considerarlo desconocedor absoluto sobre la salud. Este tiende a aplicar tratamientos sin tener en cuenta la opinión del paciente. Por eso, es buena idea recordarle que tú también tienes algo que decir: pregúntale si existen otras opciones, si es lo más adecuado para ti...


¿El médico ideal es el que decide hacer más pruebas? 

Aunque muchos pacientes lo creen así, no lo es. El que "abusa" de las pruebas, el médico técnico, suele usarlas para cubrirse las espaldas por si el paciente decide reclamar. Decirle cosas como “yo confío en su criterio" reforzará su confianza y así te hará las pruebas realmente necesarias.

¿Es normal que se comporte como si fuese un amigo? 

Depende. A veces entre médico y paciente se establece un vínculo amistoso (si se está durante bastante tiempo en contacto, sobre todo). Pero hay un tipo de médico que tiende a actuar como si fuese un camarada aunque, en realidad, no haya una amistad fundada. Reconocerás a este tipo de médico porque se muestra así desde la primera visita.

¿Y qué “peligros” se pueden dar fruto de esta relación? 

Normalmente, el médico camarada es inseguro. Quiere ser amable porque en cierta manera le “asusta" el paciente. El riesgo es que la confianza que te transmite te lleve a querer llevar las “riendas" a ti. Si tú propones pruebas, tratamientos... y él “accede" por no deteriorar esa buena relación, corres el riesgo de entrar en un laberinto sin salida porque, en realidad, es el médico el que sabe cuáles son los pasos correctos a seguir. Y no tú.

Entonces, ¿qué tipo de relación sería la más adecuada? 

El modelo de relación "centrado en el paciente” es el mejor posible. El médico debe interesarse por la persona que tiene delante (por su entorno, sus relaciones personales, su profesión...) para tener en cuenta estos aspectos a la hora de explicar - que no imponer- lo que piensa que es mejor para esa persona. Esto se consigue si tanto tú como él sois honestos y objetivos, sinceros, abiertos de miras y respetuosos el uno con el otro.

Has conocido en salud datos sobre el medico que puede atender tus enfermedades. Sigue conociendo más datos de salud, como: Remedio casero relajante

No hay comentarios:

Publicar un comentario